Ya estamos aquí

Ya estamos aquí

Ya estamos aquí y con muchas ganas de seguir trabajando por y para la infancia y la familia. Aprovechando que comienza un nuevo año escolar os queremos dar algunas recomendaciones para ayudar a los menores a ilusionarse ante el curso que iniciamos en unos días, con nuevas asignaturas,  nuevos “profes” y quizá nuevos compañer@s.

Ilusión según la Real Academia Española (RAE) significa: “Esperanza cuyo cumplimiento parece especialmente atractivo” y eso es lo que tenemos que hacer e inculcar a nuestros hij@s, crear ilusión. Pero, que no cunda el pánico; no es una tarea complicada y más fácil  de lo que pensamos, además es importante recordar que lo que aprendemos en edades tempranas, lo reproduciremos en nuestra edad adulta, por lo tanto vamos a enseñar a nuestros hijos a  ilusionarse por las pequeñas cosas, por el mundo que les rodea, reduciendo al máximo la ansiedad que les puede producir la incertidumbre de lo desconocido.  Me gustaría que por un momento reflexionemos y pensemos, ¿cómo me ilusiono?,  ¿qué cosas hago o me digo para hacerlo? Después de tomar conciencia de los mecanismos que cada uno empleamos, vamos a tratar de trasmitírselo. Aquí os dejo algunas sugerencias:

Uno de los primeros pasos que debemos hacer los días previos al comienzo del curso es, además de ir regularizando el horario, explicarles que el verano se termina y que en unos pocos días “el cole” va a comenzar; transmitiéndoles entusiasmo y alegría por tal acontecimiento y valorando las cosas positivas de esta nueva etapa como por ejemplo: que pronto podrán ver a sus compañeros y tendrán que comentar lo que han hecho durante las vacaciones, etc. Os sugiero que os intereséis especialmente por sus mejores amigos con la intención de provocar en los menores las ganas de ir a su encuentro. También, podemos intrigarles con los nuevos compañeros y profesores haciendo preguntas del tipo: cómo serán, qué materias darán, etc.

Es conveniente implicarles en la compra de los libros, ropa y material escolar además, aprovecharemos para echar un vistazo a  las materias que van a aprender, contagiando la incertidumbre y curiosidad por algún contenido, relacionándolos con momentos positivos de nuestra infancia.

Durante estos días es necesario crear un clima de confianza y complicidad y preguntarles si están preocupados ante el nuevo curso. Si esto fuera así; debemos dejarles expresar sus miedos e intentar reducir la ansiedad haciendo hincapié en todos los logros conseguidos hasta la fecha; recordando las capacidades, habilidades y competencias que han venido demostrando a los largo de los años, de esta manera, además de aliviarles, reforzaremos su autoestima.

Por último es importante que el primer día de colegio les acompañen tanto a la entrada como a la salida ya que son acontecimientos  importantes de sus vidas y tienen que ser compartidos con las personas a las que quieren.

¡¡Bienvenidos al curso 2015-2016!!

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *